¿Gafas progresivas o gafas monofocales?

presbicia y astigmatismo
No veo de cerca, ¿presbicia o astigmatismo?
27/09/2019
perder audición
Perder audición, los tipos de audífonos que pueden ayudarte
17/10/2019

A cualquier persona que acuda a una revisión oftalmológica y le digan por primera vez que necesita usar gafas, le surgirán un montón de dudas y preguntas que hacer al óptico, entre ellas: ¿Qué diferencia hay entre gafas progresivas y monofocales?

En función del caso y la situación de cada paciente, serán necesarias unas u otros. Así que vamos a ver qué diferencia hay entre gafas progresivas y gafas monofocales, para que os sintáis menos perdidos.

Ambas opciones son completamente distintas, enfocadas a tratar, obviamente, problemas muy diferentes. Veamos cuáles son las diferencias:

Gafas monofocales

Las gafas monofocales, son utilizadas, comúnmente, para problemas de visión como: la miopía, hipermetropía o astigmatismo. Es decir, problemas que únicamente están relacionados con la graduación o el foco, como su propio nombre indica.

Por tanto, lo que se hace en esta situación, es graduar las gafas para corregir ese problema concreto.

Gafas progresivas

En el caso de las gafas progresivas, hablamos de un tipo de gafa que usan aquellas personas que tienen un problema visual como los mencionados anteriormente, pero que además padecen presbicia.

Estas gafas tienen la parte superior de la lente tratada de forma que se pueda ver de lejos, mientras que la inferior lo está para ver de cerca.

Es habitual que las gafas progresivas sean utilizadas por personas que cuentan con cierta edad y que comienzan a sufrir problemas de vista de cerca, mezclados con algún otro problema visual, lo que hace que, este tipo de gafas, les resulten especialmente cómodas, ya que no tienen que estar cambiando continuamente.

Si bien es cierto que, al comenzar a utilizarlas, el paciente puede experimentar sensación de mareo, ya que adaptarse al cambio de graduación dentro de una única lente, no resulta sencillo, ni se consigue de manera inmediata. Sin embargo, cuando el paciente se adapta, no percibirá ningún tipo de malestar.

En cualquier caso y aunque ya hemos explicado la diferencia entre unas y otra, consulta siempre con el óptico optometrista para que te aconseje sobre cuáles son las más adecuadas para cada caso.

Si aún no te has hecho la revisión anual, no lo dejes para más tarde, puede que estés empezando experimentar algún tipo de problema en la vista, y cuanto antes lo detectes, mucho mejor.

Recuerda que en Óptica Gasteiz, la primera consulta es gratuita. Llámanos +34 945 144 242

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.